RAFTING EN LLEIDA, UN RIO LLENO DE RISAS

RAFTING EN LLEIDA, UN RIO LLENO DE RISAS

La primera impresión que tienes al llegar al pueblo de Llavorsí es la de un remanso de paz, me desplacé para pasar el fin de semana y poder realizar alguna actividad de aventura. 

Me alojé en un hostal a la entrada del pueblo y justo al lado del río, dormir escuchando el sonido del agua fue la mejor medicina para el estrés acumulado.  

Aunque lo mejor vendría al día siguiente, para acabar de desconectar y poder soltar algo de adrenalina, nos apuntamos a hacer Rafting por el río Noguera Pallaresa. Una actividad válida para todas las edades, no se necesita preparación física alguna y tampoco requiere grandes esfuerzos, simplemente un poco de equilibrio y ganas de pasarlo bien…

 En el centro donde lo hacían, Roc Roi, impera la buena organización desde el primer momento, enseguida te dan todo el material que necesitas según tu talla y tras prepararte con el traje de neopreno, los escarpines y casco correspondiente te asignan un grupo con el que compartirás la travesía.

 Nosotros éramos 8 personas más el monitor a bordo de la balsa, en primer lugar te enseña en tierra antes de salir al río como vas a tener que coger el remo y como remar, básico, seguir esas instrucciones, si no quieres caerte y mojarte. Las instrucciones clave en momentos de tensión para no volcar, ¡como tirarnos todos unos encima de otros para hacer contrapeso!,  tendrás que confiar en él, y en tus compañeros,  aunque te estés yendo contra una roca y te diga sigue remandoooo!!!

 Tras este briefing, rápida salida al río y en marcha!! Durante el recorrido hay partes en las que te puedes tirar a darte un baño, para los más valientes y con ganas de sensaciones, porque el agua está helada!!!

Un trayecto intenso y muy divertido por el pique con las otras balsas, además de las sorpresas que te encuentras en el río, entre ellas “El Pistacho”!!, ahí lo dejo, para que lo descubráis por vosotros mismos. Por suerte no volcamos ni una vez pero hubo varios que cayeron al agua, pero si estás bien enganchado no corres peligro y disfrutas de una actividad muy amena. Además el monitor va haciendo que te muevas para que vivas la actividad plenamente, desde ponerte en primera fila para vivir “La Lavadora” mojándote la cara hasta mojarte la cabeza inclinándote hacia atrás para practicar el equilibrio, aunque luego cuando te cae la gotita congelada por la espalda preferirías no haberlo hecho…aunque también es una sensación que te hace sentir vivo.

 Si tienes tiempo aprovecha para fijarte también en la vegetación que vas encontrando durante todo el recorrido por que es precioso poder descubrirlo desde ese punto de vista, dentro del agua.  Ah! Y sobretodo acuérdate de sonreír cuando te echen las fotos, porque también te sigue un fotógrafo durante la actividad para registrar tu experiencia, es como en las atracciones de Portaventura, ¡Tendrás que descubrir donde está escondido y posar! 

La verdad que se te hace corto de lo bien que te lo pasas, sales con muy buenas sensaciones, porque sueltas adrenalina, te ríes un montón y disfrutas de un bonito paisaje, ¿Que más se puede pedir?

 

RESERVA TU EXPERIENCIA AQUI

Deja tu Respuesta

*
**No Publicado
*Enlace http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!